LA MEGA JORNADA DE AMOR

El sábado 11 de octubre se llevó a cabo en el Templo de la Iglesia Bautista Emanuel la mega Jornada de Amor con el propósito de atender a las personas en situación de calle de la Gran Caracas. La meta propuesta para esta jornada era atender a 100 personas, y desde las 5:45 am con la mayor disposición y compromisos los voluntarios sumados a la jornada estaban listos en sus puestos de trabajo para brindar un tiempo de amor, servicio y atención al prójimo.

La jornada contó con la participación de más de 100 voluntarios en las áreas de la salud, psicología, enfermeras, trabajadoras sociales, equipos de búsqueda y traslados, equipos para atender en el aseo personal, arreglo de uñas, corte de cabello, donación de ropa, evangelización, comida, logística, entre otros. Es importante destacar la excelencia de todo el trabajo de logística y acondicionamiento de las áreas, garantizando que los equipos pudiera llevar cabo su labor sin ningún contratiempo.

Desde semanas atrás la Fundación Emanuel asumió el reto de llevar una campaña de donación conformada por una lista de insumos y materiales de 71 renglones, clasificados en Ropa de caballero, ducha, arreglo de uñas, medicinas, comida, kit de traslado y logística, alcanzado el 95,77 % de lo requerido y en 31 renglones obtuvieron un excedente, el cual representa el 43,66% de los renglones. Dicha campaña contó con la participación de más de 60 involucrados entre instituciones y particulares.

La meta se cubrió tal cual lo planificado llegando a alcanzar a 101 personas en situación de calle, con una organización sin precedentes ya que cada estación o puesto de atención del patio principal de la Iglesia Emanuel los equipos de trabajo atendieron con profesionalismo, mística y alegría a cada persona y todos fueron atendidos en forma integral. Fueron trasladados a centro de restauración 11 personas, a las cuales se les hace seguimiento apoyando la reincorporación de estas personas a la sociedad.

Una vez más la Iglesia Bautista Emanuel y su Fundación con la ayuda y bendición de Dios asumen un reto que con hechos afianzan la importancia del amor de Dios.